5 hábitos que aceleran nuestro envejecimiento

Con esta lista podrás identificar los hábitos que debes evitar si quieres parecer más joven

Todos quisiéramos ser jóvenes eternamente, sobre todo las mujeres, lamentablemente la vejez es algo que no podemos evitar y se nos escapa de las manos, más aún cuando muchos de los hábitos que tenemos a diario ayudan a que la vejez esté un paso delante de nosotros. Muchos de los hábitos que mencionaremos a continuación hacen que nos salgan arrugas y nuestro aspecto cambie con el paso del tiempo.

 Aire acondicionado

Aunque no lo creas, el aire acondicionado crea un ambiente de baja humedad en nuestra habitación y contribuye a que esto genere resequedad en nuestra piel, lo cual acelera la aparición de arrugas.

Usar pitillos

Si, usar pitillos también acelera el proceso de envejecimiento en nuestra piel. Cuando utilizamos pitillos (pajitas o sorbetes) estimulamos el desarrollo de líneas de expresión en nuestro rostro.

Ver Televisión

Según un estudio de la Universidad de Queensland en Australia, por cada hora que vemos la televisión acortamos 21.8 minutos nuestras vidas. Es decir, una persona que ve televisión aproximadamente 6 horas diarias está perdiendo 4.8 años de su vida.

Dormir con almohada

Es quizás el hábito más común y difícil de dejar. Sin embargo, los cambios que aceleran en nuestra piel el uso de las almohadas no son un mal de morirse, mucho menos para dejar la comodidad a un lado. El uso de almohadas y fundas favorece el desarrollo de líneas finas y arrugas en nuestro rostro.

Exceso de movimientos faciales

Muchos de los gestos que hacemos diariamente generan poco a poco la aparición de arrugas en nuestro rostro, pero si eres de las personas que vive frunciendo el seño, sonriendo o entrecerrando los ojos puedes estar acelerando aún más la acentuación de estas marcas en partes especificas de tu cara.

Recuerda que el envejecimiento es parte inevitable de nuestras vidas, por lo que dejar de vivir cómodamente nuestras vidas por unas simples líneas en nuestro rostro no debería ser suficiente para hacernos cambiar algunos hábitos no tan dañinos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies